Máscaras de carnaval mexicanas

Por R. Landini.

Las máscaras de carnaval, son adornos hechos a mano, algunas en madera y otras son con distintos materiales. En tiempos de La Colonia, la mayor parte de ellas eran utilizadas como sátira a la burguesía o de igual forma algunas adoptaban facciones en las cuales hacían mofa de los conquistadores Españoles y en otros casos, simplemente la gente de los pueblos las utilizaban para protagonizar algún baile ceremonial en las fiestas del pueblo, donde son una agradable tradición con el paso del tiempo.

Hay que saber apreciar el arte que se requiere para poder lograr hacer una máscara, los colores y las formas son tan variadas que elegir alguna favorita se torna algo divertido, enigmáticas, terroríficas, alegres, coloridas, serias y algunas, hasta piezas de museo consideradas obras de arte.

La máscara tradicional mexicana, forma ya parte de las mejores artesanías del país hoy en día. En los carnavales y los distintos pueblos de la República Mexicana, las máscaras, han maravillado a todo aquel que en algún momento tuviera la oportunidad de cruzarse con una, es al comenzar el carnaval, que los personajes que protagonizan dichos eventos convierten el lugar, en un mundo fantástico y místico, danzantes y despreocupados hacen su aparición despertando de su letargo anual , tiempo en el que se han preparado para poder salir a las calles de aquellos pueblos, ya sea asustando o haciendo reír, la música, los juegos pirotécnicos y la alegría se contagia con algún baile o ceremonia el cual puede durar horas, esto nos llena de emoción ya que estar viviendo el momento de la celebración a la par de la gente del pueblo que ha pasado dicha celebración generación tras generación, nos hace respirar la esencia de aquello que llamamos tradiciones y nos hace sentir orgullosos de que a la fecha sigan celebrándose, eso nos llena de riqueza cultural.

Al término de dicho evento, no hay nada mejor que acercanos a una tienda de artesanías o que mejor que ir con el mascarero del pueblo, como por ejemplo, en Tlayacapan y conseguir una máscara de Chinelo de la mano de Angel Rojas “El Diablo” sería lo ideal; O quizás también en Michoacán ,una máscara de la mano de Felipe Horta, en donde son la mejor opción.

Sea cual sea la desición, seria adecuado podernos llevar un recuerdo de la experiencia que vivimos y que mejor que la imágen de aquel personaje favorito del carnaval, las cuales podemos citar también, desde el Parachico de chiapa de corzo en Chiapas hasta y desde el Huehue de Tlaxcala o el Hermitaño de Michoacán. Infinidad de pesonajes colores y celebraciones las máscaras del carnaval mexicano nos maravillarán por muchas generaciones, de nosotros depende que estas ricas tradiciones nunca se pierdan.

Máscaras de carnaval una artesanía muy mexicana y también coleccionable por infinidad de amantes de las mísmas.